Un loro es testigo de una infidelidad y delata a su dueño repitiendo sus frases

El marido se libró de la carcel al no ser considerado el animal como testigo fiable

loroportada

Hay que tener cuidado con las mascotas que adoptamos, ya que no todas son tan fieles como la de nuestro amigo Tyler, y nos pueden traicionar.

La mujer sospechaba desde hacía tiempo que su esposo la engañaba, pero éstas sospechas se acrecentaron cuando escuchó lo que el marido le decía en la intimidad a la asistenta. Lo increíble del caso es que el testigo de la supuesta infidelidad fue la mascota del hogar: un loro.

La noticia nos llega desde Kuwait, y el resultado final fue el de una asistenta del hogar sin trabajo y un matrimonio roto. El adulterio en éste país está penado con cárcel o trabajos forzados, castigos de los que el marido se libró por no aceptar el juez al animal como testigo fiable, ya que pudo haberlo escuchado por televisión o radio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *