¿Cómo nos afecta la vida en el espacio a comparación con la Tierra?

La NASA ha hecho un experimento con dos gemelos idénticos para comprobar los cambios que sufriríamos si cambiásemos la vida en la Tierra por un lugar sin gravedad.

gemelosespacioportada

Scott y Mark Kelly son dos gemelos que han formado parte de un experimento de la NASA durante casi año: Scott ha pasado 340 días en la Estación Espacial Internacional (ISS) y su hermano Mark se quedó en la Tierra, para comprobar el impacto psicológico y fisiológico que un viaje de larga duración en el espacio tiene sobre el cuerpo humano. Al volver Scott a la Tierra, comenzaron el estudio comparando a los dos hermanos.

No era la primera vez que Scott viajaba al espacio (en otra ocasión permaneció allí durante 159 días) y sabía que le esperaban la fatiga y los dolores musculares a su regreso, aunque ésta vez, con más intensidad.

ADEMÁS: La CIA publica documentos sobre pirámides y una civilización extinguida en Marte.

“Estoy sorprendido de cuán distinto me siento físicamente, en comparación con la primera misión que hice”.

“En esta ocasión, justo cuando salí de la cápsula (en Kazajistán) me sentí mejor que la primera vez”, dijo. Pero, tras una pausa, contó que en algún punto empezó a sentir un nivel de dolor muscular “mucho mayor que la vez anterior”.

Al volver, Scott medía unos 5 centímetros más que su hermano. Él mismo aclaró que la falta de gravedad provoca que la columna se estire, y que ella misma se encargó de devolverla a su estatura anterior. Además, tenía el rostro más ancho (conocido como rostro de luna) debido a la retención de líquidos.

Ambos han sido sometidos antes y durante la misión a un abanico de exámenes psicológicos y fisiológicos.

En cuanto aterrizó, los expertos llevaron a Scott a Noruega para someterlo a exámenes médicos. Posteriormente, durante el vuelo a EEUU, el astronauta intentó dormir, lo que le fue difícil por la incomodidad y los mencionados dolores musculares.

0014346972

Ya en EEUU, le sometieron a más exámenes físicos y análisis de sangre, además de a un escáner cerebral.

Además de ésto, el astronauta explicó que está teniendo problemas con la puntería a la hora de lanzar objetos. Algunos astronautas suelen experimentar de vuelta en la Tierra una tendencia a soltar las cosas, como lo hacen cuando están sin gravedad.

ADEMÁS: Así se preparan los ricos para un futuro apocalipsis.

En cuanto al malestar físico, hay varias razones por la que los astronautas se sienten así:

  • Cuando están en microgravedad, los astronautas pierden masa muscular y densidad ósea, a pesar de que parte de la rutina en el espacio es hacer 2,5 horas de ejercicio 6 días/semana. Al no tener que soportar la gravedad, los músculos se vuelven más perezosos.
  • Mientras el corazón sigue bombeando la misma cantidad de sangre a las extremidades, los vasos sanguíneos en las piernas no tienen que trabajar tan fuerte para bombear sangre de vuelta al corazón. En el espacio, los astronautas pierden volumen de la sangre (debido a ésto, Scott recibió una transfusión nada más llegar).
  • Otro de los problemas que experimentan los astronautas es una inflamación en la parte posterior del ojo mientras están en el espacio, lo que hace que tengan problemas en la visión, algo que puede durar un tiempo una vez que vuelven a sufrir la gravedad.

Esto es lo que conocemos hasta ahora. El verdadero impacto lo desconoceremos hasta dentro de 6 años, que es el tiempo que los científicos estiman para la publicación de los resultados.

Saber estos cambios es importante para los expertos de cara a una futura misión en Marte, ya que ahí no habrá nadie para recibir a los astronautas y tendrán que adaptarse solos a esos cambios en una gravedad distinta a la de la Tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *